El tsunami y yo

                Anoche, a la una de la madrugada, había sentado en frente de mi computadora, leyendo a los noticias.  Por haber dormido por la tarde, tenía un poco de insomnio, quería hacer algo de me tarea antes de dormirme.  Pero por Twitter recibí un mensaje de CNN.  En las aguas al este de la isla japonés de Honshu sucedió un terremoto muy fuerte, que causo un tsunami que estaba destruyendo pueblos en la costa.  Rápidamente abrí otros tabs, y en un rato estaba viendo al CNN livestream, unos buscos de Twitter y Sina Weibo, y otras noticias sobre el terremoto, y también la página de Wikipedia.  No pudo hacer nada más que escuchar y mirar el horror que ha sucedido en Japón.

                Al principio, la información era un poco confusa.  Algunos recursos dijo que era 8,4 puntos, otros 8,8.  Los reportes, que escuchaba de una rubia británica con mucha labia, estaban lleno de dudas.  Había reportes de ocho muertos, pero eso definitivamente era muy bajo.  Según los imágenes: edificios temblando en Tokio, una ola grande de barro que llevaba casas y coches y aún un fuego que continuamente quemaba, era cierto que había muchos más muertos.  Vi cuentas de una planta nuclear que necesitaba ayuda, y de una refinería petrolera quemando.  Muchas veces oí el sentido que Japón usualmente es muy preparado por terremotos y tsunamis, pero eso era tan grande y tan cerca que todo el sistema de trenes tenía que parar, y la población en vía del tsunami no tenía tiempo para evacuar.

                Luego oí que el tsunami iba a andar por todo el océano Pacífico.  Ya sabía que un tsunami no pare tan rápido, todos que vimos el tsunami en el océano Indio saben esto.  Pero escuché bien la lista: Taiwán, Canadá, Alaska, California, México, Chile.  Algunos dijeron que podría alcanzar a China, aunque si lo vieron en China imagino que no había mucho, porque Japón tomó la mayoría de la fuerza de la ola.  Sin embargo, en las primeras horas, hizo algunos esfuerzos para contactar a algunos amigos en China.  Solo paré de buscarlos después de saber que China no tenía efectos muy grandes.

                Mi preocupación por amigos y familiares en las regiones afectados era lo que más me afectaba emocionalmente.  Esperé hasta las cinco de la mañana para dormir, solo para ver la ola alcanzar a Taiwán, esperando que no haga daño a la familia de mi cuñada.  El más temprano en la mañana que pudo, llamó por teléfono una amiga que está estudiando en California, mandando que ella vea la televisión para avisos sobre el tsunami.  Todas esas personas están bien, según lo que me han dicho.  Pero ya temo por una amiga japonesa en Tokio.  Mirando su Facebook, tantos amigos han hecho comentarios sin respuesta sobre su pared.  Yo sé desde las noticias que las redes de comunicación en Japón no están funcionando bien.

                Y ahora lo que me hace feliz es que la destrucción no fuera tan grande fuera de Japón.  Aunque lo que sucedió en Japón me da tristeza, los efectos del tsunami en otras partes era menor en otras partes, según los reportes que vi.  California tenía un muerto y unas barcas destruidas, y otras áreas no tenían olas tan grandes.  Mi amiga en California dijo que en su lugar nadie tenía que irse, todo iba bien en su día.  En las áreas donde había olas más grandes, como en Hawái, la población tenía más tiempo para evacuar.

                Al escribir eso, hay reportes de mil muertos por el tsunami y más de setecientos desaparecidos.  Las cifras están cambiando cada vez que veo, entonces creo que no va a ser fijo o preciso por unas días en adelante.  Pero sí hay mucha información para los que quieren ver.  La página de Wikipedia está cambiando hora por hora, y es cierto que hay noticias de todas las agencias en la red.  Hay mapas de la llegada y fuerza de las olas en cada parte.  En tiempos como eso creo que agradezco a la Internet aún más.  He tenido las herramientas para buscar lo que importa yo: ¿Que pasa en las áreas donde tengo amigos? ¿ A qué tiempo va a alcanzar la ola a esas áreas?

                Si tienes amigos o familiares en Japón que no puedes contactar, Google tiene una página, el Person Finder, que te pueda ayudar.  Creo que no hay versión en español, pero es algo.  Creo que ahora el tsunami ya ha pasado, pero el horror no ha pasado.  Viendo mi Twitter, había una réplica en la misma hora que escribí eso, y los Fuerzas de Autodefensa y otros en Japón van a tener la obra dificilísima de desenterrar los cuerpos bajo el barro y los edificios destruidos por el tsunami.  Si tienes religión, reza por los sobrevivientes.  Si puedes, haga donaciones a la Cruz Roja y otras organizaciones que van a ayudar en el  auxilio.  Y todos pueden celebrar que la destrucción no era tan mal y tan global que pudiera.